Anafiotika

Anafiotika

Anafiotika es una zona encantadora, con pequeñas casas de un solo piso pintadas de blanco y azul que se aferran a la ladera de la Acrópolis formando complicadas y empinadas callejuelas.

El vecindario de los habitantes de Anafi

Las casas del barrio Anafiotika, ubicado en la vertiente nordeste de la Acrópolis, fueron construidas a mediados del siglo XIX por los expertos albañiles que el rey Otón contrató para la construcción de su palacio. Los albañiles, naturales de la isla de Anafi, situada en las Cícladas, comenzaron a echar en falta sus raíces y decidieron construir un pequeño pueblecito como el suyo en la ladera de la Montaña Sagrada.

Aunque durante años Anafiotika ha sido considerado un barrio ingrato debido a su cercanía con la Acrópolis, lejos de dañar la imagen de esta, el barrio se ha convertido en un remanso de paz que todos los turistas desean visitar, una isla sin su mar.